Manual para desactivar el sistema

Las pequeñas joyas pasan más desapercibidas. La Felguera ha editado con Manual Revisado del Boy Scout una breve obra de William S. Burroughs que será ignorada por los ojos de los lectores menos especializados, pero no dudo de que acabará siendo noticia. En una línea temporal bastante probable, la policía detendrá a alguien y a la hora de exponer sus peligrosas pertenencias de forma ordenada sobre una mesa cogerá también este maravilloso libro.

Quizá el término maravilloso sea excesivo, pero el satírico manual de instrucciones de Burroughs escapa a las calificaciones que no resulten arbitrarias. Se lee en una hora y es un descabellado volumen con instrucciones para manual revisado del boy scoutdesactivar las sociedades actuales y sembrar el caos. Lejos de la sobriedad del famoso Manual de cocina del anarquista, aquí encontramos descacharrantes métodos, que no por ello son menos peligrosos, y quién sabe si efectivos. El caos solo se puede lograr mediante el uso de mecanismos que escapen al entendimiento de las fuerzas de seguridad. Y bajo una máxima cercana, Burroughs dispuso este libro para quién quisiera llevarlo a cabo.

No hay que olvidar la ironía que asoma en cada libro de este autor. Hasta en sus momentos de mayor lucidez y crudeza existe una irónica interpretación de la realidad que puede molestar a muchos lectores y hacerles pensar que no se toma en serio sus propias historias. Nada más lejos de la verdad. Parece que ese humor solo se consiente cuando se habla de temas realistas, no al analizar los vórtices de nuestra sociedad, pero quizá esto se deba a que el lector no vive allí -tal y como lo logró Burroughs, habitante de la interzona en toda su obra-, y solo puede tratar con seriedad aquello que desconoce. Para esta mentalidad tan cerrada, nada como este manual.

Ante la duda sobre si acercarse o no al libro, nada más fácil que ir a cualquier librería y echar un vistazo al precioso volumen que ha editado La Felguera.  Esta pequeña joya, en la que se ha cuidado cada detalle, es un capricho innegable para cualquier aficionado a la literatura.

ekaitzortega(arroba)gmail.com

Be first to comment