A la espera de la edición definitiva

Los aficionados españoles a la obra de China Miéville sabemos lo que es la desesperación. Desde la publicación de La estación de la calle Perdido en 2001, sus seguidores hemos sufrido algunas traducciones muy deficientes, publicaciones en distintas editoriales y descatalogaciones. Por eso, el reciente compromiso de Nova de publicar sus novelas me llamó la atención en un primer momento.

Un par de semanas atrás Nova anunció que iban a publicar su último título, Los últimos de días de Nueva París, junto a la reedición de la trilogía Bas-Lag, formada por La estación de la calle Perdido, La cicatriz y El consejo de hierro. Una buena noticia para muchos que ha tenido repercusión entre los aficionados. China Miéville es de los grandes autores ingleses a día de hoy y creo que merece una regularidad editorial y la promoción adecuada. Sonaba muy bien el poder disfrutar de sus obras reunidas en una misma colección, traducidas decentemente y con misma estética. Tanto como que estaba dispuesto a ir comprando los libros que ya tengo en ediciones anteriores. Desgraciadamente, esta última idea ha sido descartada por la decisión tomada desde la editorial.

Es bien conocido que gran parte de las traducciones de La Factoría de Ideas nacían de situaciones peculiares, por decirlo de alguna manera. Aparte de no respetar esa máxima que se agradece tanto de mantener el mismo traductor para todas las obras de un autor, había algunas prácticas que convertían muchas traducciones en un vaivén de estilos y términos. Pienso que se hacía necesaria una traducción de las novelas China Miéville que fuese certera y de calidad. Sin embargo, en Nova se ha decidido mantener y revisar las traducciones anteriores.

Revisar traducciones y dar unicidad a los libros no es una práctica censurable de por sí y no dudo del trabajo que realizará la persona encargada de corregirla. Aunque sí me parece una medida muy poco estética. Como he comentado, las traducciones de La Factoría de Ideas siempre han tenido una justificada mala fama por su irregular calidad: muchas se hacían con demasiada prisa, otras entre varios, faltaban correctores que revisasen los textos… Aunque al menos fue cantera de algunos de los traductores de referencia a día de hoy. Tenemos la suerte de haber escuchado en múltiples ocasiones durante los últimos años aquello de “luchar por el género” y creo que esto se logra mediante el compromiso con el lector ofreciéndole la mejor calidad posible. Para entender de qué hablo, basta con leer la nueva traducción de El maestro y Margarita que ha realizado Marta Rebón para Ediciones Nevsky y compararla con algunas ediciones anteriores.

Al fin y al cabo, esto no es algo inusual en el mercado. Por poner algunos ejemplos, Cátedra está publicando las necesarias nuevas traducciones de la obra de Philip K. Dick, Impedimenta traduce a Stanislaw Lem -por fin- directamente del polaco o Gigamesh ha realizado la misma labor con Incrustados (antes Empotrados) de Ian Watson y una obra tan reciente como Carbono modificado (antes Carbono Alterado) de Richard Morgan. Es una lástima sobre todo porque Nova cuenta con una nómina envidiable de traductores y la prosa de China Miéville merece mucho cuidado por su complejidad.

A la publicación de las nuevas novelas no puedo ponerle pega alguna y estoy seguro de que las leeré con muchas ganas. Pero todo esto que comento me apena, porque la reedición en tapa dura (de 25€), llamativa y con un diseño precioso no será la definitiva. Por mi parte, esperaré pacientemente a que alguna vez vuelvan a traducirla, ya que no me parece correcto construir un edificio de lujo a partir de vigas defectuosas.

3 Comments

  • Responder Enero 24, 2017

    C

    Ah, pero ya se sabe. Corregir sale más barato que volver a traducir. Sale más barato, pero eso no se nota en el precio final de las ediciones, porque ¿cómo es posible que un libro corregido de Sanderson en edición de lujo y tal cueste lo mismo que un libro recién traducido? Ambos tienen un número de páginas similar, la edición tiene las mismas características… Que alguien me lo explique.

  • Responder Febrero 1, 2017

    Nacho

    Prólogo, edición inglesa. Tercer párrafo

    “Behind me the man tugs uneasily at his rudder and the barge corrects.”

    Prólogo, edición La Factoría. Tercer párrafo (página 9)

    “A mi espalda, el hombre maneja incómodo el timón y la barcaza corrige el rumbo.”

    Prólogo, edición de Nova. Tercer párrafo (página 15)

    “A mi espalda, el hombre maneja, incómodo, el timón y la barcaza corrige el rumbo.”

    No se pueden sacar conclusiones después de sólo cinco líneas, pero da que pensar.

  • […] un par de semanas Ekaitz Ortega escribía en su blog sobre cómo una serie de editoriales enfoca la reedición de libros más o menos clásicos. En su […]

Leave a Reply