Incrustados, de Ian Watson

incrustados

Incrustados es una de esas novelas que se publicaron décadas atrás con una traducción tan lamentable que han sufrido durante todo este tiempo las consecuencias. Con fama de ininteligible y de novela new age lisérgica, en la nueva edición resulta una obra que poco tiene que ver con las palabras que ha sido descrita anteriormente. Mes y medio después de haberla leído, con la historia ya asimilada, si tuviese que definirla con un adjetivo, este sería inteligente.

Ian Watson escribió con Incrustados una novela atípica para el género. Considerada un clásico de su época, en ella se pueden encontrar diversos temas que parecen apasionar al autor: política, lingüística, antropología o encuentros con alienígenas. Puede que sobre una base inicial estos no parezcan elementos ajenos a las obras clásicas del género y también suenen a historias más modernas, como el relato La historia de tu vida, de Ted Chiang, pero la novela muestra sus mayores disimilitudes con ellas en su estructura.

Los hilos narrativos se centran en distintos puntos del planeta sin que haya un conflicto entre los espacios, personajes y temas que se tratan: una selva en pleno proceso de inundación por la construcción de una presa, un centro de investigación donde se trata de romper la estructura profunda del pensamiento, bases militares o el aséptico ambiente de la nave espacial. Sin ánimo de contar las distintas historias que se entrelazan durante la breve novela de 300 páginas, el ritmo es ágil a pesar de los distintos temas y las contadas páginas donde se concentra información sobre lingüística. Dicho esto, es curioso cómo la trama del contacto alienígena aparece sobre mitad de novela y la conclusión que se le da no es definitiva.

Toda la narración gira en torno a las ambiciones, sean de poder por parte de los países, en el ámbito científico a cualquier coste humano o de colonización occidental. Hablaba de la separación respecto a las obras estándar del género por la tardía inclusión de la historia de contacto alienígena o la no imposición de la trama política. En el cañamazo de la novela ninguna trama se impone, todas suman y en un momento dado se apagan.

El tema por el que ha sido principalmente definida Incrustados es de la lingüística y, en especial, toda la gramática generativa de Noam Chomsky. Desde una perspectiva que acepta de principio a fin su teoría, quizá en este aspecto se pueden encontrar los términos en los que más se me resiste la obra.

La teoría generativista de Chomsky es aceptada de manera indiscutible y va unida a la llegada de los marcianos y su concepto de lengua, del mismo modo que en otra historia paralela se une a los procesos mentales y la dicotomía estructura profunda/estructura superficial. Conozco las tesis de Chomsky, no me cuesta entender los conceptos y veo las motivaciones, aunque se me resiste el aceptar la imposición tan absoluta de la teoría generativista en la novela. Con esto no quiero decir que no comparta las ideas de Chomsky, sino que me llama la atención que las historias se sometan de un modo tan absoluto a ellas.

Supongo que Incrustados puede exigir un pequeño esfuerzo para entender las ideas que maneja y aclarar los conceptos básicos de la historia, aunque recomiendo leerla de una manera alejada de prejuicios. Igual que en la ciencia ficción se afronta sin titubeos una explicación sobre física, ¿por qué no hacer lo mismo con una de lingüística?

Tal y como digo, Incrustados es una novela inteligente que subvierte las narraciones con la intención de formular distintas tesis, porque hay novelas de una tesis y otras que son de múltiples tesis. Quien busque una obra de estructura clásica no va a encontrarla aquí, hay suspense, situaciones emocionantes y personajes muy interesantes, pero acaba por convertirse en un placer más intelectual que emocional. Eso sí, el mensaje del autor se transforma en político, Watson no evade su responsabilidad como narrador.

Creo que esta es una novela que se puede disfrutar a alto nivel. Gigamesh la ha puesto al alcance de todos en su cómoda colección Omnium y la traducción de Carlos Abreu me parece indiscutible y bien desarrollada, incluidos los ámbitos lingüísticos que pueden ser más engorrosos para el lector.

Mi consejo es que leáis Incrustados. Tanto si es vuestro primer contacto con ella como si guardáis un recuerdo de esa primera traducción, porque en ambos casos, no conocéis esta gran novela, un clásico indiscutible de la ciencia ficción.

Si quieres contactar conmigo, escríbeme a ekaitzortega(arroba)gmail.com

1 Comment

  • Responder agosto 6, 2019

    manuti

    Yo soy de los que leí, o creí leer, la traducción antigua… y me estoy planteando volver a leerla ahora.

Leave a Reply