Pynchon y la libertad

Jean Renoir mostró en La gran ilusión el mundo que se perdió tras la I Guerra Mundial, cuando la camaradería todavía existía y los ejércitos enfrentados guardaban un –mínimo- respeto por las convenciones internacionales. Esta película dirigida en 1937 resulta especialmente trágica visto el devenir de los años posteriores a su estreno. En una línea similar, la lectura de Mason y Dixon también lleva a un pasado distinto a nuestro presente y totalmente idealizado. Ofrece una historia alternativa, la narración de las historias que no son parte de la Historia –con mayúsculas- y en las que la irrealidad compromete y analiza los sucesos en un nivel que engrandece los fríos datos a los que nos aboca el estudio de épocas pasadas.

Narrador de distintas épocas, Thomas Pynchon escribió con Mason y Dixon un libro para sonreír, quizá su novela más optimista, y, sin duda alguna, la más divertida. En las primeras cien páginas ya nos encontramos con un perro que habla y es más inteligente que los humanos que le rodean, en las siguientes descubrimos colonias llenas de brujerías y vicios sexuales; después, mitos de la historia estadounidenses, como sus padres fundadores, aficionados a los porros; también relojes de cuco que dialogan cuando los barcos en los que son transportados se cruzan en el Atlántico… ¿Hay que tomarse en serio todo esto? Claro sin duda.

mason dixon

El trayecto histórico en el que se basa o el acercamiento a la vida de los protagonistas no resultan menos verídicos por estar teñidos de humor y caos. Nos quedan los libros de Historia con los datos y contadas curiosidades, pero la valentía de Pynchon está en la lectura absolutamente personal que hace de la historia para rememorar épocas de descubrimientos y viajes a ignotos destinos. Nos habla de la magia, la ignorancia y la amistad, y recuerda que hay historias magníficas por contar.

Desgraciadamente, como ahora no gozamos de esa ingenua libertad, nos quedan libros como Mason y Dixon, en donde hay que sumergirse sin prejuicios, disfrutar y reír.

ekaitzortega(arroba)gmail.com

Be first to comment