Bienvenidos al bizarro: una entrada al género

Bienvenidos al bizarro nace con la intención de mostrar a los lectores las posibilidades que ofrece el género. Hace un tiempo ya reseñé otra obra de la misma editorial, Orciny Press, que trata de abanderar la entrada del bizarro en el mercado nacional. Esta vez, con una pequeña y desenfadada presentación por parte del editor, publican una decena de relatos que recogen distintas acepciones sobre lo que uno puede esperar en este submundo.

En la presentación de Hugo Camacho se describe con bastante exactitud lo que el lector inexperto descubrirá en la antología. Por mi parte, diré que la mayor diferencia que encuentro con otras narrativas es la falta de límites imaginativos a la hora de dirigir los relatos. Lo inesperado puede surgir en cualquier momento y normalmente se gira hacia claves fantásticas, sangrientas, eróticas u otras vías más desconcertantes. Lo no quita para que algunas de las historias contengan una segunda lectura. Pero, claro, esta no es la intención principal del bizarro, igual que en las películas de John Carpenter, aquí los lectores vienen para divertirse.

Dentro del imaginario que puede encontrarse en Bienvenidos al bizarro hay un vendedor de dildos a domicilio que recorre extraños suburbios estadounidenses, el profesor de universidad que decide abrazar a sus alumnos en vez de matarlos, la stripper con ataque de hambre o una orgía dedicada a la transmisión de peculiares enfermedades venéreas. El dilema para el lector se encuentra en la facilidad con la que se adentre en el juego que ofrece cada autor. Es probable que alguna historia pueda atragantarse, ya que la heterogeneidad argumental es amplia y recoge multitud de subgéneros y ambientes, aunque la corta extensión de los relatos juega a favor para superar cualquier traba.

A nivel narrativo, puede decirse que la mayoría de relatos son de lectura ágil y poco dados a las descripciones. Si no empiezan in media res, pronto cogen velocidad y conducen hacia el impepinable climax. Podemos encontrar pequeñas obras que mantienen un ritmo aparentemente descuidado y dubitativo junto a otras que difícilmente ocultan lo cerebral de su narración. Porque no debemos olvidar que una historia, aunque sea del género más imaginativo, cruel, erótico o disparatado, no tiene por qué estar exenta de un trabajado esquema.

No soy amigo de analizar cada relato de una antología, prefiero contar las sensaciones generales que me quedan tras la lectura del total. En este caso, considero que hay tres historias de gran potencia, de esas que se siente el clic en la cabeza al leerlos; una mayoría que me han resultado interesantes y un par discutibles. Pero me parece evidente que a nivel global Bienvenidos al bizarro cumple perfectamente la función por la que ha sido publicada y muestra un escaparate de obras, engendros y aventuras que generan curiosidad por seguir leyendo más obras de este estilo.

Dejando a un lado el único relato nacional de Tamara Romero, la traducción de Hugo Camacho es ejemplar y se adapta al estilo de cada cuento, lo que no ha tenido que ser fácil con autores tan poco equiparables en estilo como, por ejemplo, Laura Lee Bahr y D. Harlan Wilson. De nuevo, no hay pegas respecto a la edición.

Como resumen, Bienvenidos al bizarro es una interesante antología que reúne distintas perspectivas sobre lo que es el bizarro y logra trasladar al lector la sensación de haberse iniciado en un género que abre nuevas ventanas narrativas para quien se quiera lanzar en busca de diversión.

ekaitzortega(arroba)gmail.com

Be first to comment