La promoción del 49, de Don Carpenter

la promocion del 49

Recupero esta reseña que se publicó en Pictograma en 2015.


En la narrativa estadounidense es habitual encontrar obras que retraten a una generación de jóvenes, donde cada década o época está marcada por la situación económica o el periodo bélico en el que se encuentra el país, hilo conductor de sus vidas. En esta ocasión, la novela de Don Carpenter, La promoción del 49, se detiene a analizar a los jóvenes que se gradúan en el instituto ese mismo año. A pesar de los hechos acontecidos un lustro antes, en la localidad donde se sitúa la acción no se menciona la II Guerra Mundial, solo hay un ambiente aburrido y casi rural que dista de ser el destino deseado por cualquier joven.

Es un libro breve, compuesto por 24 capítulos, que funcionan también como relatos breves y abarcan el último año de los alumnos de un instituto y las situaciones a las que se enfrentan a nivel personal. Aunque algunos de los protagonistas de estos breves relatos no vuelven a aparecer, hay un grupo de amigos que protagonizan una línea narrativa dando redondez al libro. Los capítulos comparten una estructura similar: el joven se enfrenta a un conflicto sobre su futuro, en lo general representado en otro personaje, y lo ve dinamitado, transformado en una realidad alejada de lo esperado: el momento en el que despierta y observa sus sueños rotos.

Don Carpenter (1931-1995), escritor y guionista, publicó esta obra en 1985, un año después del suicidio de su mejor amigo y en una década por la que se arrastró entre enfermedades: glaucoma, diabetes, tuberculosis… Diez años después acabó con su vida al no poder soportar sus males de salud. Quizá en su situación personal se puedan encontrar los motivos que arrastraron al autor a una visión tan trágica de la madurez.

A pesar de la repetición temática, el libro no agota. Don Carpenter es un escritor muy competente, y aprovecha la ventaja de  cada relato –recordemos que van de una a ocho páginas- para rozar la perfección. En su prosa no se encuentra relleno o frases sin motivo, las descripciones son escasas y el autor se centra en la acción. La brevedad de los diálogos, en general intercambios de una o dos líneas, los vuelve bruscos, sin matices, del mismo modo que hablaban los jóvenes de aquella época que carecían de posibilidades, e interés, por ir a la universidad.

Ese futuro que asoma sin compasión en las vidas de los jóvenes protagonistas contiene cierta atemporalidad, son los mismos problemas que pueden encontrar hoy día los estudiantes estadounidenses: embarazos indeseados, enfermedades imprevistas, matrimonios forzados, servicio militar, mendicidad, suicidio… Mientras, ellos luchan por ser grandes deportistas, triunfar en la gala de fin de año y/o beber en lo posible; ambiciones que no conducen a nada.

Entre tantos fracasos, se llega al último capítulo, donde los chicos, casi hombres, que quedan del grupo de amigos se reúnen en el entierro de un compañero y charlan sabiendo que será su última reunión juntos, al menos hasta el próximo fallecimiento. En la demoledora última página realizan un intento por volver a la juventud, infructuoso, claro, que marca el adiós definitivo a una época de sus vidas.

Don Carpenter tiene una gran capacidad narrativa, es un dominador nada dubitativo de cada detalle y línea de diálogo. Alejado de la posición más sentimental e histriónica, la tragedia sacude al lector al asimilar las situaciones planteadas. Supongo que su opacidad y desencanto pueden parecer poco atractivos a muchos lectores, pero es una obra accesible que describe una serie de situaciones con las que cualquiera puede sentirse identificado.

En cuanto a la edición, el libro de Gallo Nero es otra muestra más del cariño que esta editorial dedica a cada obra. El ejemplar es de esos libros que gusta leer y llevar contigo. La traducción de Regina López también es intachable y consigue trasladar a nuestro idioma el ritmo narrativo de Don Carpenter.

La promoción del 49 es un buen libro, que dejará satisfecho a cualquier lector, en especial a los aficionados a la narrativa estadounidense. Se lee con facilidad y, aunque su temática puede clavarse en el ánimo, resulta agradecido. Eso lo engrandece.

Si quieres contactar conmigo, escríbeme a ekaitzortega(arroba)gmail.com

Be first to comment