Tiempo bífido, de Leda Rendón

He leído Tiempo bífido tras la recomendación de una amiga que conoce mi entusiasmo con Las cosas que perdimos en el fuego. Sin ser el mismo tipo de literatura, existen entre Leda Rendón y Mariana Enríquez una serie de similitudes temáticas enfocadas principalmente a personajes femeninos que resultan muy atractivas. Tiempo bífido es una lectura breve, compuesta por los cinco cuentos que mezclan momentos inquietantes, fantástico macabro y un sólido estilo.

La primera frase de los relatos suele servir de aviso sobre lo que vendrá después: marca tiempo, tono y, a veces, también temática. En Tiempo bífido es así, desde el primer momento se advierte al lector de la clase de historia en la que se va a adentrar. Copio el comienzo de los relatos:

Después de largas horas frente al espejo y de ahogar los gritos por el dolor, he decidido cortarme las venas…

Elena está a punto de llegar al mundo de los muertos;

Sólo una vez escuché la voz de mi madre Eloísa: fue el día en que murió.

Siempre he deseado convertirme en escritora y a partir de mi primera revelación hice mucho para conseguirlo.

Guillermo Dulac está a mi lado desde que tengo memoria: soy producto de uno de sus experimentos.

Las narraciones son de un tono enfermizo que maneja los códigos del terror en busca de la inmersión del lector en el ambiente. Hospitales, fantasmas, seres alados, viajes en el tiempo o autómatas son algunos de los elementos que aparecen en las historias. Pero no se imponen, es el estilo y la fuerza de las protagonistas lo que atrapa en las hipnóticas tramas.

tiempo bifido leda rendon portada

Nacida en Chiapas, Leda Rendón parece haber absorbido distintas corrientes literarias para formar una identidad narrativa interesante donde la interpretación es más enriquecedora que el significado. Con aportaciones novedosas a historias clásicas, ofrece una literatura actual que no evita la sangre ni el sexo. Leerlas es adentarse en un mal donde la seguridad narrativa de la autora resulta patente hasta la última frase.

Tal como digo, la prosa de Leda Rendón empuja a la inmersión. Domina las sintaxis y parece que cada frase está trabajada a fondo para transmitir exactamente lo deseado. El ritmo se ajusta a la brevedad de las historias y no hace que se eche en falta una mayor extensión. Las historias duran lo que deben durar aunque estén llenas de ideas que algunos autores exprimirían hasta el agotamiento.

El relato que más me ha interesado es el que da título al libro. En Tiempo bífido observamos como se pueden hacer viajes en el tiempo desde un lugar decadente, una sociedad terminal, para realizar breves contactos con los padres, tal como hace la protagonista. Hay detalles que pueden recordar a otros autores clásicos, pero lo que se impone es la capacidad de la autora para transmitir una trágica sensación de angustia. ¿Cómo actuaríamos si nos encontrásemos unos segundos con nuestros padres de hace cuarenta años? ¿Cómo vivir ante un evidente determinismo?  Al final, Leda Rendón opta por un maligno enfoque que recuerda a Richard Matheson y que provocará tantas sonrisas como incomodidad.

Después, en Línea de sangre la madre de la protagonista aparece acuchillada y con la palabra mátame tatuada por todo el cuerpo, Ácído narra la adicción a las drogas de una mujer dispuesta a todo por ser escritora en una realidad fragmentada e incoherente y La última mezcla toques pedófilos con robótica y análisis sobre relaciones de poder. Como se puede ver, hay una gran variedad y ambiciones muy distintas según las historias.

La edición de el ángel caído es estupenda. Las ochenta páginas son muy agradables de leer y cuentan con casi una decena de ilustraciones de Álex Falcón basadas en los relatos. Este ha sido mi segundo contacto con la editorial tras un poemario de Leopoldo María Panero, Piedra negra o del temblar, y debo felicitarles por el cariño con el que han publicado ambos libros.

Tiempo bífido ha sido un descubrimiento, ochenta páginas redondas que puedo recomendar a cualquier lector por su calidad y que componen un cuidado volumen. Ojalá el ángel caído se anime y traiga a España más libros de Leda Rendón.

ekaitzortega(arroba)gmail.com

Be first to comment