Sobre Posverdad, de Matthew d´Ancona

posverdad

Posverdad es un término que ha acabado por formar parte de nuestro vocabulario a pesar de ser relativamente reciente. Seguramente, con los años pasará a definir nuestra época y será valorado como síntoma o causa de las victorias de Trump o Bolsonaro. Se considera que es la relectura en falso que se hace de un suceso, normalmente con una finalidad política y promocionada desde el ámbito digital. Tantos textos se han escrito sobre el tema como soluciones posibles, al igual que debates sobre su significado, opiniones o intentos de usar la palabra con fines partidistas.

Al libro de Matthew d´Ancona llegué tras la recomendación que hizo Juan Carlos Monedero en su programa. Pronto me di cuenta de que solo era otro acercamiento de un académico centrado en una serie de términos que desconoce el tablero en el que se mueve. Al igual que la visión del político reconvertido en showman, el libro Posverdad. La nueva guerra contra la verdad y cómo combatirla es pura abstracción cuya falta de profundidad delata cierto oportunismo. Pero no es cuestión de adelantar las conclusiones.

Posverdad empieza con una análisis de los orígenes del término en el terreno práctico a través de la batería de referencias habituales, desde George Orwell a la hiperbole verídica citada en el libro de Donald Trump (El arte de la negociación), o los orígenes rusos, para acabar con una conclusión con la que no se puede estar en demasiado desacuerdo: lo importante es el impacto, no la verdad.

posverdadSin embargo, tras un inicio algo evidente, pronto empieza a chocar el autor con las distintas áreas que trata. Se acerca al mundo digital y las redes sociales con una visión idílica e inocente en el que la manipulación de las personas se basa en las falsas creencias de cada uno y no en la fuerza del mismo sistema utilizado. Después dedica un tramo de su libro a criticar la posmodernidad como verdadero culpable de que vivamos estos tiempos oscuros. Su fobia/fijación transforma la retahíla de argumentos contra la posmodernidad en un absurdo recorrido tan partidista que no merece la pena ni ser descrito.

Sin embargo, al llegar al punto más importante del libro es cuando se encuentra el verdadero desconocimiento del autor y, lo que es peor, una fatídica hipótesis que lleva tiempo abordándome: si no naciste en la era digital, seguramente no entiendes la era digital. Sé que suena a sentencia demasiado radical, pero se puede utilizar con gran parte de estos pensadores.

Repasemos las acciones que esgrime Matthew d´Ancona para combatir la posverdad: litigar en los tribunales, presionar para modificar los algoritmos y que internet se cure a sí mismo, clasificar las fuentes en función de su credibilidad, educar en la verdad, colocar lo digital en su justa medida (los amigos en redes no son amigos de verdad), etc. En fin, habría que desear buena suerte a d´Ancona y rezar para que el mundo no se vaya a pique en lo que le va a llevar implantar una sociedad idílica en la que también se solucione el problema de la posmodernidad. Esta abstracción es tan efectiva contra los problemas inmediatos como un horóscopo tomado en serio.

Las soluciones deben formar parte del mismo terreno que el diagnóstico: un espacio manipulado en el que rara vez existe la posibilidad de debate. Software libre, destrozar el terreno, formación centrada en atajar el problema, activismo instantáneo, ensuciar tanto la ideología opuesta como para que no se pueda creer en su palabra, formación de agrupaciones, delación de las prácticas contaminantes, diagnósticos directos (como este de The New York Times sobre la influencia de YouTube en la política brasileña), análisis de bots y tendencias… No hay nada de esto en el libro, ni tampoco nada que sea de efectividad directa en un momento político que urge a la acción.

En el mercado encontramos otros tantos libros que analizan mejor nuestros tiempos. Podré estar de acuerdo o no con ellos, pero no suelen ser víctimas de la superficialidad y las visiones demasiados idílicas que se ven aquí. En fin, un libro breve, demasiado subjetivo y con pocas herramientas para usar en el futuro.

Si quieres contactar conmigo, escríbeme a ekaitzortega(arroba)gmail.com

Be first to comment